Desafiando Puerto

No es un "corchero" profesional, pero se tira en olas de gran tamaño, desafiando límites. Conocé cómo fue su primera ola en Zicatela


Por Gonzalo Tisani – BodyBoard

Puerto Escondido, Oaxaca – México

Primera sesión en la que realmente me encontraba superando mis límites. No hablo solo de la situación propia de superarse a uno mismo, si no que los estaba empujando más allá de lo que realmente podía hacerme cargo. Dejando el destino a la suerte, como muchas otras veces lo iba a hacer en el futuro. El mar estaba realmente muy grande, grande depende a los ojos de quien lo mire, muy grande para mí, para mí estado físico, mental y para mi habilidad.

 Después de mucho tiempo de lucha contra la corriente para no quedar en la zona de impacto, donde uno pierde el control total de la situación y sólo queda relajarse y tratar de no gastar el poco oxígeno que queda simplemente para no morir, me encontré con que era el momento de salir.

La lucha para mantenerme en el line up me había sacado toda la fuerza, sabía que podía terminar mal si quedaba en tal situación crítica arrastrado por el set. Me la jugué, me fui más abajo, y llego esta ola que era de la mitad de tamaño de las que había normalmente ese día. Necesitaba salir, la baje, me encarrile, la recorrí, me entube y finalmente quedé en el cerrón. Sentí mucha felicidad, llegué a la orilla contento por la sesión de solo una ola, contento por tener los pies en la arena.

En ese momento me di vuelta y vi las olas más grandes que hasta ese momento había visto en mi vida en vivo y en directo. Por supuesto no sé que hubiera pasado si esta ola no me hubiese sacado, si todavía estaba ahí cansado y esperando para salir. Porque cuando vienen más grandes, muchas veces rompen más adentro de lo que estas. Y ahí la remada, es por la vida. Por lo menos para mí era así. Pero bueno, son las reglas del juego y uno elige si quiere jugar o no. Yo simplemente acepte, estaba persiguiendo mi sueño, y lo pienso seguir haciendo.



Conoce más en: