En la búsqueda: los hermanos Gil en Centroamérica

Daniel y Surfiel demostraron un gran nivel con sus tablones 9 pies, corriendo olas de mucha calidad en distintos spots de Costa Rica y Nicaragua. La frutilla del postre es cerrar el SurfTrip en el Mundial de Longboard en Huanchaco, Perú.


Daniel Gil Jr, uno de los referentes máximos del Longboard argentino e integrante del #TeamLOM, viajó nuevamente a Centroamérica en busca de olas y buen clima. Acompañado de su hermano Surfiel y Flor Vuoto (novia de Surfiel y fotógrafa), despegaron de Ezeiza con sus tablones y arribaron en Costa Rica, con el objetivo de recorrer distintos spots caribeños y cerrar el viaje representando a nuestro país en el Mundial de Perú (Huanchaco).

La primera semana fue en Playa Hermosa, donde surfaron Jacó con shortboard. De ahí partieron a Pavones: “Una izquierda larguísima, alucinante, mística ola para longboard; también, algunas veces, cruzamos a Matapalos en lancha para correr la derecha”. Allí, estuvieron un mes en conexión total con la naturaleza: comieron cocos de las palmeras, mangos y frutas de los árboles.

Luego volvieron a pasar por Jacó y se fueron a Tamarindo, donde está Juan Diego, de CheBoards, amigo marplatense que shapea tablas y longboards de muy buena calidad en el país Tico.

Los llevó a surfar en lancha distintas olas en lugares paradisíacos, como “Witches Rock” y “Ollie Point” de la película The Endless Summer II. Camino a una de ellas, decidió  desviar el recorrido para llegar a un secret spot, donde quiebra una buena: “Derechas pesadas, estuvo espectacular”

Luego viajaron a Tamarindo, donde se hospedaron en un hostel muy acogedor que se llama “Selina”. Allí surfearon poco, las olas son pequeñas, ideales para comenzar en el deporte. Lo que si hay es joda y un lindo ambiente nocturno para salir: bares, tragos y mucha música.

En cuanto a las comidas, el desayuno principal es el Gallo Pinto, que consiste en arroz, huevo y frijoles. En todo momento del día, las frutas tropicales están en la dieta: “Además de coco y mango, comimos papaya, piña, sandia y frutas que no conocíamos como guanábana, carambola (yo le digo la Estrella), entre unas cuantas más”. En los almuerzos y cenas, el plato típico es el Casado (arroz con frijoles) de pescado, pollo o carne, siempre acompañado de ensalada o yuca frita (una especie de papa).

Costa Rica es el país de la “pura vida”, las olas son perfectas, paisajes paradisíacos, clima perfecto y sus pobladores contagian buenas energías. Pero también es cierto que la vida es costosa. Antes de partir hacia Nicaragua, Dany nos explicó: “Nos quedamos sin un mango, el presupuesto nos quedó chico, pero nos las vamos a ingeniar para trabajar y juntar dinero para llegar al Mundial en Perú”.

Hoy, desde ya hace un mes están en Popoyo, con poco dinero, pero llevándola bien: el nivel de vida es más accesible. Esta pequeña ciudad nicaragüense pertenece al municipio de Tola, Departamento de Rivas, muy famosa por sus olas consistentes y perfectas, algunas de fondo de arena y otras de arrecifes y piedra, de clase mundial.

Primero se hospedaron unos días en el hostel “Los Cocos”, hasta que encontraron una cabañita sobre la playa (en la arena misma) a muy buen precio, frente a un beachbreak de 4 kilómetros, con gran diversidad de olas. Coronado, Dany festejó el campeonato de Boca corriendo olones con la casaca azul y oro.

Tambén surfaron el famoso point de “Popoyo”, donde entraron swelles espectaculares. A la derecha de ese pico está el spot “La piedrita” y a la izquierda (al fondo) “Outer Reef”, enorme ola que quiebra sobre una piedra, para big riders (la corre el argentino Manu Resano). A unos metros de esta última rompiente está “La Lejana”, que la surfaron de gran tamaño, y “Magnific rock”, una bahía ideal para Longboard: “Este lugar tiene olas para todos los estilos y niveles, desde big riders hasta el que quiere aprender”, explicó Dany.

En su estadía nicaragüense consiguieron mejorar las finanzas a partir de algunos trabajos que surgieron: sesiones fotográficas y filmaciones de videos para Resorts y hospedajes del lugar.

Empachados de olas y buena vida, en unos días continúan con su Trip: parten a Tamarindo, donde van a  hacerse un longboard cada uno con CheBoards, bien clásicos; luego visitan una semana a su hermana Rosario y familia en Jacó.

Para coronar el viaje, el 15 de julio encararán para Trujillo, Perú, para esperar y concentrar de cara al Campeonato Mundial que es el 27 de ese mes en Huanchaco. Siempre para adelante, chicos!



Conoce más en: